Amigos enganchados:

dimarts, 24 de gener de 2012

Esperanza...

—Teléfono de la Esperanza. ¿Qué desea?
—Hola... —contestó una voz profunda y jadeante—. ¿Usted cree... que la esperanza... es lo último que se pierde?
—Claro que sí, caballero. ¿Quién es usted?
—Soy... el que cree que la esperanza... no es lo último que se pierde... porque todo depende de la situación... en la que uno se encuentre, ¿no?
—Pero, ¿por qué dice eso?
—Pongamos un caso... señorita... —la respiración parecía excitada—. Digamos que... una mujer está desesperada... porque su hija está a punto de ser asesinada... ¿Cuál de las dos la llamaría a usted... la madre o la hija?
—La... La madre —contesta la operadora, intrigada y asustada.
—Muy bien... señorita... Y ahora digamos... que la madre trabaja en el Teléfono de la Esperanza... ¿A quién llamará usted?

1 comentari:

Carlos ha dit...

Pues manteniendo la calma, y dando conversación al interlocutor,avisaría por señas al compañero del turno para que llamase a la policía :)

El círculo que está a punto de completarse en este micro es genial y a la vez escalofriante. Tanto la voz que llama como la reacción de la telefonista al oir la última frase no aparecen en el texto pero este logra situarlos en nuestra mente e imaginar. Eso es magia.

Un abra\=/o!