Amigos enganchados:

dilluns, 27 de febrer de 2012

CC79 - ¡Gritemos!


Queríamos ser libres porque una vez alguien dijo que llegaríamos a serlo; porque nuestro pueblo es algo más que una parte reducida por el peso de las armas, y el calor de la sangre que sembró de odio el suelo donde nacimos, crecimos y aprendimos a ser lo que somos. Llevamos siglos manteniendo una identidad que siempre ha sido pisoteada por los que sólo se sirven del uso de la fuerza y la sumisión.

No nos callamos.

Nunca lo hemos hecho, ni lo haremos.

De nada sirve ser un pueblo que tiende la mano y recibe un mordisco rabioso, por el simple hecho de calificarnos como diferentes, aunque en el fondo seamos todos partícipes de un trozo de terreno que se ha trabajado durante generaciones; donde clérigos, reyes y políticos han desenfundado sus fuerzas para arrebatar el esfuerzo de millones de seres humanos, dejándonos en el más cochambroso ridículo en cualquier tramo del tiempo.

Quizá no sirva de nada alzar la voz al cielo y pedir la justicia que nunca se nos ha permitido, la igualdad que jamás nos han otorgado.

Queríamos ser libres, dijo alguien una vez.

«¡Por fin, somos libres!», gritará orgulloso alguno de nuestros sucesores, quien sabe si en este nuevo siglo.

3 comentaris:

El mundo de Yas (Andrés) ha dit...

Para que tu última frase se cumpla... otras generaciones pasadas, la nuestra y próximas no solo han de alzar la voz. Han de unirse y luchar. Saludotes.

Jara ha dit...

es imposible una libertad donde nadie se pone de acuerdo, donde cada uno quiere algo diferente. Ni si quiera alcanzaremos una libertad individual porque nunca nos estamos conformes con lo que tenemos.

Carlos ha dit...

La libertad solo aparece cuando nos la quitan, y entonces la perseguimos para capturarla, pero ella es libre.

Puxa la lucha!

Un abrazo y adelante!