Amigos enganchados:

dilluns, 1 d’octubre de 2012

Buscando el realismo...

Estaba sentado sobre un charco de sangre, con el portátil entre las piernas. Delante tenía el cuerpo descuartizado de su hermana pequeña. Sus ojos, abiertos ante el horror que vieron antes de ser degollada, le miraban desafiantes. Marcos apartó la mirada, guiándola hacía los trozos desparramados de quien había sido el último novio de su madre. Se protegía la cabeza con los brazos, ahora dislocados  en una postura imposible, mostrándole una sonrisa bucólica gracias a las aberturas que le había practicado en ambas comisuras. El chico fotografiaba mentalmente todo lo que veía. Incluso hubo un momento en el que vio a su madre como un ser extraño, y la despojó de las ropas, dejándola completamente desnuda. En su vientre, el mismo de donde él se engendró alguna vez, una gran raja perpendicular le daba la bienvenida a un mundo sádico y grotesco, animal, como lo que somos. Ella fue la primera víctima, la primera protagonista. 


Cuando hubo terminado se estiró sobre esa sangre familiar, aún caliente, se encendió un cigarrillo y pensó, profundamente, si había valido la pena todo aquel estropicio, sólo para escribir un simple relato, sabiendo que, quizá, no fuera el elegido por el jurado.



Lo que más le molestó de todo fue pensar que debía recoger todo aquello antes de que su padre viniera a buscarlo para pasar el fin de semana con él.



¿Cómo se lo explicaría?



No lo sabía, pero pensó en dejarle leer el escrito, a ver qué opinión le merecía.

2 comentaris:

Carlos ha dit...

Grande, magnífico micro!!

Eso sí, que a nadie se le ocurra sacarlo del mundo literario :o

Tiempos ha caballero almogaver que no sé de vos! :) Mas voto a brios que por San Nepomuceno me prendan si no causome enorme placer hallaros de nuevo! Venga esos culines pues \=/ \=/

Y a por la sortija una vez me derrotaron en buena lid en las Justas :( Un abrazo quillo!!

Jara ha dit...

Joder! hay realidades que no hay que probar!!